background

Foto 1

 Foto 1

Foto 2

Foto 2

Foto 3

Foto 3

Foto 4

 Foto 4

Foto 5

 Foto 5

Foto 6

 Foto 6

Foto 7

Foto 7

Foto 8

Foto 8

Foto 9

 Foto 9

Foto 10

Foto 10

D.Dionisio Alba Marcos

 

 

Dionisio Alba Marcos fue miembro fundador de la Real Cofradía de Jesús en su entrada triunfal en Jerusalén, de la Hermandad del Santísimo Cristo del Amparo y de la Hermandad de Jesús Yacente

 

Gracias a el, nuestra Hermandad es hoy lo que es y el orgullo de haberle vivido todos estos años, solo desde aquí podemos dar las gracias a su labor, que es seguida por sus descendientes y hermanos de la Hermandad, Dionisio, Enrrique y Ramón, un abrazo a los dos y a su familia

 

 HASTA SIEMPRE DIONISIO.

Acta Fundacional

Cristo del Amparo 1976

Historial de la Hermandad de Penitencia

En el año de Gracia de 1955, y por iniciativa de D. Dionisio Alba Marcos, se reunió para dar cuenta de la información de una Hermandad, que dando culto al Santísimo Cristo del Amparo, que recibe las oraciones, desde tiempo inmemorial, en la Románica Iglesia de San Claudio de Olivares, a extramuros de la Ciudad de Zamora, con los señores D. Manuel Martínez Molinero, D. Alfonso Jambrina Brioso, D. Ignacio Gómez Sandoval y D. Ricardo Gómez Sandoval.

Después de un cambio de impresiones entre los mismos, y con un gran entusiasmo, acordaron solicitar de la Autoridad Eclesiástica, y de la Junta Pro-Semana Santa, la constitución de una Hermandad de Penitencia, que dentro del marco de la Semana Santa Zamorana, organizará su procesión, en la noche del miércoles Santo, y en las primeras horas de su madrugada, teniendo por característica el rezo del Santo Vía-Crucis, en un lugar apartado y fuera de la ciudad, y vistiera como hábito la capa alistana o Carbajalina, portando los hermanos un tosco farol de hierro forjado y llevando al descubierto el rostro.

Después de esta primera reunión, se visitó al Párroco de la Iglesia de San Ildefonso, por ser filial de esta parroquia, la de San Claudio de Olivares, para darle cuenta de sus deseos. El Sr. Párroco acogió la citada idea con verdadero entusiasmo, dando en principio su beneplácito y prometiendo a su vez, redactar los estatutos que reglamentarán la citada Hermandad naciente, para, una vez confeccionados, merecer la aprobación de la Autoridad Diocesana.

Igualmente se solicitó su consentimiento a la Junta Pro-Semana Santa, la cual, no solamente vio con satisfacción el proyecto presentado, sino que prometió apoyarla y ayudarla en cuanto le fuera posible.

En este ambiente, se dieron los primeros pasos para el logro de nuevos hermanos, consiguiendo en pocos días el número de 32, no continuando la inscripción, dada la premura de tiempo y faltando tiempo material para la confección de más capas.

De todo lo cual, y como secretario provisional, hasta tanto quede constituida la Junta Directiva, doy fe.


Jacinto Raigada Ortega

S.C.R. - Abril 2014
Transcripción literal del documento original

La Procesión Simulada

La Procesión Simulada

Corría el año 1956 y estaba próxima la Semana Santa. Hacía pocos días que unos locos, como les llamaban, habían fundado una nueva Hermandad de pastores, por el hábito o indumentaria elegido, y habían celebrado su primera Junta en el hoy desaparecido Centro de Acción Católica, sito en la calle Ramos Carrión 45, en la cual se habían tratado, entre otros asuntos, la elección de su primera Junta Rectora y los detalles para su primera salida.

La ciudad estaba expectante ante la salida de la nueva cofradía; sólo conocían el pendón, el farol y la capa parda con la que iban a desfilar, por encontrarse estos elementos en el escaparate del comercio de un conocido industrial de la ciudad.

 Su primer Presidente electo, D. Marcelino Pertejo, tras un encuentro con miembros de la prensa local y Junta Pro Semana Santa, fue requerido por estos para que la nueva Hermandad apareciera en las revistas que se editaban en la ciudad, así como en los trípticos que se enviaban fuera para dar a conocer nuestra Semana Santa. Había que fotografiarla antes de su primera salida y para ello se contaba ya con el fotógrafo; sólo faltaban los protagonistas, que no  eran otros que los nuevos Hermanos y el Santísimo Cristo. Estando de acuerdo con la idea, D. Marcelino les dijo que pediría el correspondiente permiso al Obispado para poder sacar el Cristo a la calle y que, si este era favorable, se comprometía a bajar una noche al barrio con varios Hermanos para que se realizasen las oportunas fotografías.

Una vez conseguido el consentimiento del Obispado se dieron los pasos oportunos para poder realizar el reportaje fotográfico. No se pudo elegir mejor profesional para la ocasión:  D. Fernando López Heptener, reconocido  en la ciudad por sus acertados trabajos sobre nuestra Semana Santa.

Así fue como una noche un grupo de Hermanos con su Cristo salió a la plaza de San Claudio de Olivares con un profundo respeto y silencio para que esa bella estampa quedara inmortalizada en la cámara de este gran profesional que fue D. Fernando. Algunos vecinos del arrabal salieron a los balcones a contemplar tan magnífico cuadro, y por la mañana al despertar no sabían si lo que habían visto era un sueño o si, por el contrario, habían presenciado la salida en procesión de la nueva Hermandad.

Este acontecimiento se produjo días antes del 28 de marzo de 1956, primera salida oficial de la nueva Hermandad, que quedó inmortalizada en una serie de magníficas fotografías realizadas desde el corazón por un profesional que amaba a esta ciudad y sus tradiciones. Sólo puedo decir: Gracias, D. Fernando, por este legado a la ciudad y en especial a la Hermandad de Penitencia.


S.F.F. - Marzo 2014
Fuente: El Correo de Zamora. Especial Semana Santa 1960, pág. 25